dimecres, 19 de setembre de 2012

Hasta luego

Hay que reconocer que ser funcionata en España empieza a ser un oficio no exento de cierto riesgo: reducciones salariales, congelaciones, pérdida de la extra, pronto jubilación a los 80... En resumen, currar más para ganar menos... Encima, todos los viernes sale la Sory después del consejo de ministros a explicar el nuevo hachazo de la semana. Por si esto fuera poco, como además atendemos al público, de vez en cuando hay que soportar a alguno de esos cretinos "emprendedores" de pacotilla, evasores de impuestos a tiempo completo que te suelta el clip de audio de moda en intereconomía, esto es, que el problema de este país es que hay demasiados tipos como tú. "Sobran funcionarios", te dirá, y así se dará aires de analista político. Es práctico el discursillo enlatado, no necesitas ni pensar... Lo sueltas y ya está, queda bien. Luego, si no es cierto tampoco importa tanto. ¿Que la proporción de funcionarios entre la población activa de los países más avanzados de la UE duplica la española? Qué mas da, a mí me vas a venir con estadísticas... Ya lo dice Lakoff, lo que manda es el marco mental.
Así que harto de los carburantes, del IVA, del IBI, del sablazo a las pensiones, de la factura eléctrica, de los tertulianos, de la contrarreforma en TVE, de las gaviotas carroñeras, del fúmbol en general y del Real Mandril en particular, del desmantelamiento de la sanidad pública, de Andrea Fabra y su papá, de los barracones escolares, de un jefe de estado que imparte lecciones de ética pero cuya legitimidad emana nada menos que del Movimiento, que caza elefantes al módico precio de tres salarios mínimos anuales la pieza (las elefantas y las copas se las ponen de gratis), de los jefes, de los chaqueteros (especialmente de la unión de ambos conjuntos) y harto también de muchas otras cosillas que sería innecesario añadir, he decidido cambiar de aires. Y aprovechando que desde que cumplí los cuarenta me dedico a hacer oposiciones y encima las apruebo, voy a incorporarme al cuerpo de Médecins Inspecteurs de Santé Publique de la administración gabacha.
De modo que ya sabéis, "Pepe, vente a Alemania", versión remasterizada, el jabugo y el cantimpalo pueden ser envasados al vacío y el vinito de Jumilla se encuentra sin demasiadas dificultades en el super. Añadid que las baguettes y el queso de productor están de muerte y ya tenemos un interesante mestizaje... Yo soy un proletario (como sabéis, tengo mucha prole) y el proletariado no tiene país. ¡Fuera fronteras!
No es que me mate de ilusión el señor Hollande, no es mi tipo. Soy sociata, sí, pero tendencia Marx-Engels... No obstante, mientras esperamos el advenimiento de la república socialista mundial (die sozialistische Weltrepublik) hay que reconocer que la socialdemocracia europeísta ofrece un entorno de vida bastante más amable que la carcundia tardofranquista nacional... Vamos, que no hay color. Educación pública gratuita y de calidad, servicios sociales, actividades de tiempo libre, oportunidades laborales, buenos salarios... Y bien, ¿para qué extendernos más? En estos años, los mayores de la guardería tienen que completar el primer ciclo de estudios universitarios. El abanico de posibilidades es amplio, interesante y motivador.
Hace ya dos semanas que estamos instalados en una tranquila ciudad de los suburbios de Rennes, Bretaña, donde está la École des Hautes Études en Santé Pubique. Aquí pasaré el próximo año de formación a cargo del Estado. A partir de septiembre próximo migraremos a Versailles, donde está mi plaza definitiva, en una delegación territorial de la Agence Régionale de Santé de la región parisina. Y luego yá se verá. Por lo pronto, ya tenemos una casa habitable (loado sea IKEA, extraordinario invento nórdico!), los días de vacaciones transcurren apaciblemente, los carriles bici están por doquier, el tiempo es fresco pero apacible y muy soleado y los extensos parques urbanos empiezan ya a vestir tonalidades de otoño. Los chicos en sus institutos /colegios, los deportes, Ligia con sus créditos que le quedan en la Universidad Rennes 2 y yo ya tengo una nueva banda de música con la que ensayo los miércoles. En dos palabras, la vida sigue.
Os echaré de menos y espero que coincidamos en algunas vacaciones.
Mientras tanto, reactivaré a mi antiguo alter ego para pasar noticias de vez en cuando:
Y esto es todo de momento, amiguetes. Cuidaos mucho y take it easy, que el otoño que se avecina promete ser caliente.
Abrazos
Hèctor

dimecres, 1 de desembre de 2010

Tout conte lu

Suelo leer todo lo que cae en mis manos, incluso lo que otros me recomiendan. Pero como bien saben los que me conocen, los asuntos que tratan de raíces, de memoria histórica, no suelen dejarme indiferente. Sefarditas del siglo XV, descendientes de armenios del primer genocidio contemporáneo, exiliados de la guerra civil, palestinos de la diáspora, ¿qué importan las etiquetas? Todos ellos se parecen, viven con la herida del desarraigo, hablan de "su" tierra como si cada árbol, cada piedra, cada casa siguiese inmutable en el lugar que ocupaba. Como si fuesen a regresar mañana.


Llevaba tiempo queriendo leer esta novela, desde que supe de su existencia. Gracias a la proverbial amabilidad de su autor, el bueno de Alain Bonet, que me fió los 16 eurillos que cuesta, dinero que en ese momento no llevaba encima, he podido hacerlo. Alain, te pagaré. Palabrita de Niño Jesús.






Tout conte fait es sólo parte de la historia de cuatro generaciones de emigrantes de la Vega Baja en Argelia. Pied noirs españoles arrancados de su tierra y luego franceses por derecho de nacimiento. Dicho así podría parecer una autobiografía más de las que engrosan la sección de oportunidades de las librerías. Ni siquiera es un "novelón", una de esas sagas familiares que podrían llenar miles de páginas. Tout conte fait carece de pretensiones épicas y su estructura la forma, como si de una exposición se tratase, una sencilla succesión de cuadros no necesariamente cronológicos que se extienden a lo largo de tres siglos. Desde el bisabuelo que, huyendo de la miseria y del servicio militar en las colonias españolas, reúne como puede el dinero que le cuesta el pasaje a Orán hasta el amigo de juventud felizmente recuperado casi ayer mismo. Una peculiaridad tiene este libro y ese algo que lo hace diferente es la implicación, la honestidad personal con la que su autor expone sus vivencias, a veces las más dolorosas y ello sin resentimiento alguno. Porque es cierto que no hay mucha diferencia entre la bomba de la OAS que mata árabes en Bab el Oued y la bomba del FLN que mata europeos en un barrio residencial de Argel.

La historia oficial de los Pied noirs argelinos, de la mayoría de ellos, termina bruscamente en la primavera de 1962. A renglón seguido de la firma de los acuerdos de Evian, un millón de personas abarrotó durante escasos meses puertos y aeropuertos para conseguir un pasaje que les condujese a la metrópoli. Algunos pudieron liquidar sus propiedades y marchar ordenadamente; muchos otros se fueron con lo puesto, confiando en futuros planes de "integración" del Gobierno. No pocos de ellos pisaban Francia por primera vez. Atrás quedaban las gentes, los lugares, los recuerdos de toda una vida. Algunas de estas personas experimentaban por segunda vez el castigo del exilio: los republicanos españoles, por ejemplo, que habían llegado a Argelia a través de Francia, después de 1939.

El exilio de Alain comenzó un día de julio de 1962, en una terminal de aeropuerto colapsada por miles de modernos refugiados, casi tirando de sus atemorizadas hermanas menores. Fue a bordo de un Caravelle que le llevaba a Francia donde entendió que no iba de vacaciones. No regresó hasta pasados 10 años, y para entonces el mundo que le era familiar ya no estaba.

El balneario de Arzew, ma Thébaïde, el cuchitril de Perrigaux existirán mientras alguien sea capaz de recordarlos y muy especialmente, de sentir su pérdida como un íntimo drama personal. Luego dejarán de existir para siempre y serán sólo una historia más.


"Tout conte fait ou la perte des racines"

Por Alain Bonet i Juan, con diseño de portada de Paco Sales, original artista.

El autor dedicará ejemplares el próximo jueves 9 de diciembre, entre las 17:00 y las 20:00 horas en la librería "Euro Llibres", calle Dr. Olóriz, de València.

divendres, 3 de setembre de 2010

Porqué la huelga general es necesaria

De mi analista de políticas públicas de cabecera, Vicenç Navarro, ya lo conocéis.

“Es importante que se entienda y se conozca qué ha estado ocurriendo en la Unión Europea durante estos últimos años (y no me refiero sólo a lo que ha pasado desde el inicio de la crisis en 2007). La participación de las rentas del trabajo como porcentaje de la renta nacional en el promedio de los países de la UE-15 ha ido descendiendo desde principios del establecimiento de la Unión hasta hoy, bajando del 69% al 56%. Este descenso ha sido mucho más acentuado en la zona euro, y todavía mayor en España. Ello ha ido acompañado de un aumento del desempleo en el promedio de la UE-15 (interrumpido provisionalmente en España por la burbuja inmobiliaria hasta que estalló) y de un deterioro de las condiciones de trabajo. El porcentaje de trabajadores que declara trabajar en condiciones estresantes en el promedio de la UE-15 ha pasado del 32% de la población empleada a un 54% en 2008. En España ha sido incluso mayor. Una consecuencia de ello es que las enfermedades laborales por estrés han aumentado.

Por si esto no fuera suficiente, la protección social se ha ido deteriorando. La tasa de crecimiento del gasto público social (que cubre los gastos públicos en las transferencias y servicios del Estado del bienestar) ha ido descendiendo en el promedio de la UE-15 desde principios de la década de los noventa (habiéndose interrumpido este descenso entre 2004 y 2008 en España durante la alianza –informal– del PSOE con IU-ICV, ERC y BNG). Ha vuelto a descender a partir de entonces, y España ha permanecido en la cola de la Europa social, siendo el país de la UE-15 con el gasto público social por habitante más bajo. Además de este descenso hemos visto una disminución de los derechos laborales en la mayoría de los países de la UE-15.

Mientras la clase trabajadora y grandes sectores de las clases medias veían disminuir su capacidad adquisitiva (la mayor causa del enorme endeudamiento de las familias), hemos visto un enorme incremento de los beneficios empresariales. Estos aumentaron un 38% en la media de la UE-15 y un 42,3% en la zona euro durante el periodo 1999-2008, mientras que los costes laborales aumentaron sólo un 17%. En España, este contraste entre la austeridad impuesta a las clases populares y la bonanza y exuberancia de los beneficios empresariales fue incluso más acentuado. Durante el mismo periodo, las mayores empresas españolas vieron aumentar sus beneficios netos un 73% (casi el doble de la media de la UE-15), mientras que los costes laborales aumentaron durante el mismo periodo un 3,7% (casi cinco veces menos que en la UE-15). Dentro de estas empresas, las que alcanzaron elevadísimos niveles de beneficios fueron las financieras, que basaron su riqueza en el enorme endeudamiento de las familias europeas y españolas y en actividades altamente especulativas, incluyendo las inversiones inmobiliarias, que se convirtieron en el motor del crecimiento económico en varios países, incluyendo España. La banca española, bajo la pésima supervisión del Banco de España, tiene una enorme responsabilidad en el desarrollo del complejo bancario-inmobiliario-constructor y su burbuja, que al explotar ha creado el enorme problema económico, además de dificultar enormemente la accesibilidad al crédito por parte de la ciudadanía y de la mediana y pequeña empresa. Es una enorme incoherencia (para ponerlo de una manera amable) que el gobernador del Banco de España, Francisco Fernández Ordóñez, que junto con anteriores gobernadores es el responsable de una de las mayores causas de la crisis en España, esté ahora liderando el movimiento neoliberal, y responsabilice a los sindicatos por el elevado desempleo causado, según él, por una supuesta rigidez de los mercados laborales.

A nivel europeo, los hechos presentados en los párrafos anteriores se deben, no a los mercados financieros, sino al desarrollo de las políticas neoliberales, promovidas por las mayores instituciones de la UE, y muy en especial por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Consejo Europeo, controlado este último por las derechas (cristiano-demócratas y liberales). Estas instituciones han estado imbuidas del pensamiento neoliberal, al cual se han adaptado gran parte de los partidos socialdemócratas gobernantes que han abandonado elementos claves de la tradición socialdemócrata para convertirse en partidos socioliberales. Estas políticas han consistido en la desregulación de los mercados laborales, la reducción de la protección social, la reducción de los impuestos, el aumento de su regresividad (responsable, en parte, de que las desigualdades sociales en la UE-15 hayan alcanzado el mayor nivel conocido en los últimos 20 años), las privatizaciones de los servicios del Estado del bienestar, y la reducción de los beneficios laborales y sociales. La reducción de impuestos, por cierto, determinó el crecimiento de la deuda pública en todos estos países.

Todas estas políticas han respondido al enorme poder de clase, es decir, del capital (mundo empresarial y financiero y rentas superiores), que está aprovechando ahora la crisis creada por ellos para conseguir lo que ha estado deseando todos los años: debilitar todavía más al mundo del trabajo al cual pertenecen las clases populares. De ahí que sea fundamental que exista una protesta masiva el día 29 de septiembre, a nivel europeo y a nivel español, para iniciar un proceso de reversión de tales políticas, no tanto por un cambio político en el que ganen las derechas (PP en España y CiU en Catalunya) que empeoraría todavía más la situación, sino por un cambio muy sustancial en las izquierdas, y muy en especial de las gobernantes, que no ocurrirá a no ser que haya una protesta generalizada en contra de aquellas políticas. Así ocurrió, por cierto, en las últimas huelgas generales, y así debiera ocurrir ahora.”

Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University.

dimarts, 4 de maig de 2010

La invisibilidad de las víctimas, por Juan Diego Botto

Artículo publicado en EL PAÍS el 18/04/2010. Claro y conmovedor.
Juan Diego Botto, hijo de desaparecido de la dictadura argentina, es actor.

¿Qué democracia es esta que tiene una deuda imperdonable con más de 113.000 desaparecidos?
La primera persona que va a ser juzgada por los crímenes del franquismo es precisamente la única que ha pretendido investigarlos. Esta paradoja cuestiona la naturaleza de nuestro Estado de derecho y nuestra democracia. La transición nació fruto del siguiente pacto: Estado de derecho sí, pero vamos a hacer un aparte con este genocidio y estos crímenes de lesa humanidad para que sea posible avanzar. Y así se desarrolla nuestra democracia, manteniendo en los aparatos del Estado a quienes habían administrado la dictadura.
Mi generación (nacidos en 1975) siempre pensó que era cuestión de tiempo, que cuando la democracia estuviera asentada llegaría el momento de las víctimas. Lo que ha ocurrido es precisamente lo contrario. Este auto del juez Luciano Varela es el equivalente a la peor de las leyes de punto final. Peor, porque en este país ya nadie pedía sentar en el banquillo a los responsables. Lo único que se pedía era dar amparo a víctimas y familiares.
Preguntémonos con qué autoridad moral se asienta un Estado de derecho que investiga a quien comete un asesinato pero no a quienes cometen 100.000; que investiga la desaparición de una niña pero no la de decenas de miles de personas; que persigue a quien roba un coche pero no a quien organiza un entramado para robar niños. Sobre esa estructura es improbable que alguien llegue a confiar en sus instituciones. La mejor manera de garantizar que ningún grupo ose alzarse de nuevo contra la democracia es demostrar que la justicia será con ellos implacable. Pero a quienes lucharon por la República se les ha premiado con una fosa común con vistas al olvido.
Según las encuestas, la mayoría de los españoles prefiere la democracia a la dictadura franquista, a la que la mayoría considera sangrienta. Ello presupone que cualquier gobierno en estos años de democracia estaba legitimado para enfrentar una tarea que, sin embargo, ninguno acometió.
Se trataba, simplemente, de catalogar esos delitos como lo que son y, más importante aún, ofrecer reparación a las víctimas. Si desde el Estado se cometieron los crímenes -y se hizo además desde las fuerzas del Estado y en nombre del Estado- es éste, sin duda, el que debe asumir buscar, desenterrar y averiguar cómo fueron eliminados sus ciudadanos. La visibilidad de casi 1.000 víctimas del terrorismo etarra es uno de los grandes aciertos de la democracia española; sin embargo, la lacerante invisibilidad de los al menos 113.000 desaparecidos y miles de torturados, encarcelados y exiliados es una de sus más imperdonables deudas.
En cuanto a la Historia, se recurre a menudo al argumento de la equidistancia: "Por ambos bandos se cometieron atrocidades". Sí, muy probablemente el bando republicano cometiera crímenes de guerra. Todos deberían ser investigados. Ahora bien, eso no puede nunca oscurecer el hecho históricamente nítido de que la contienda tuvo un responsable, un bando que se sublevó contra la democracia y que ello derivó en una guerra. Más aún, no se puede negar que hubo durante la guerra y también en los años posteriores a ella un plan sistemático para acabar con un grupo político o ideológico.
Ampararse en que ambos bandos cometieron atrocidades para igualar a los contendientes sería tanto como afirmar que no se puede juzgar a los nazis porque los aliados también cometieron crímenes. Sin lugar a dudas las cometieron. Es difícil pensar que los bombardeos sobre Dresde no fueran un crimen de guerra. Eso, sin embargo, no ampara ni una sola de las atrocidades cometidas por los nazis.
Para sostener que hubo prevaricación, el juez Varela señala que la Ley de Amnistía impide juzgar los crímenes del franquismo. Pues bien, aclaremos que la propia Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas pide la nulidad de dicha ley, porque los delitos de lesa humanidad y genocidio no pueden estar sujetos a leyes de amnistía. Son delitos considerados tan graves que no se permite a los políticos el derecho de amnistiarse ni arrebatar a las víctimas el derecho a obtener justicia. Por otra parte, esa interpretación que coloca la Ley de Amnistía por encima del amparo a las víctimas es contradictoria con los artículos 10.2 y 96.1 de la Constitución, en vinculación con varios tratados y convenciones internacionales suscritos por España.
Varela indica, además, que los delitos han prescrito, pero eso solo sería posible si se observa cada caso individualmente, es decir, si se niega la existencia de crímenes masivos y por ende, la intencionalidad del franquismo de cometerlos, dado que los crímenes de genocidio y lesa humanidad no prescriben.
Varela señala también que Garzón ha incumplido la Ley de la Memoria Histórica al usurpar tareas que corresponden a la administración, lo cual es falso, porque dicha ley señala en su disposición adicional segunda que las previsiones contenidas en la misma son compatibles con el ejercicio de las acciones establecidas en las leyes o tratados y convenios internacionales suscritos por España.
Cuando la justicia da cobertura a una dictadura a costa de negar auxilio a sus víctimas, cuando se actúa de espaldas a la voluntad de la mayoría, ¿qué Estado de derecho es éste? ¿Qué democracia es ésta?

dilluns, 9 de novembre de 2009

Y el leviatán capitalista se abatió sobre Berlin.

El 9 de noviembre de 1989, imbécil yo, me alegré de lo que estaba pasando. No es que no supiera cómo se las gasta la brunete mediática. La capacidad infinita que tiene de pintar de negro lo que es blanco. Era joven y creo que me dejé llevar por el entusiasmo, la espontánea alegría que mostraba aquél puñado de personas encaramadas a la pared. Recordemos que la inmensa mayoría de ciudadanos de la RDA se quedaron esa noche en sus casas. Pero la corriente periodística dominante lo contó como si todo el pueblo de la Alemania Oriental hubiese cruzado la frontera al unísono. Repetido hasta la náusea, ése fue el mensaje que acabó pasando.

Después vino lo que tenía que venir. La OPA hostil de la RFA a la RDA. La transformación de los alemanes orientales en ciudadanos de segunda clase. La destrucción sistemática de sus fábricas, sus cooperativas agrarias, sus medios de vida. La humillación de sus honestos cuadros socialistas. Hay que leer a Gunther Grass, amigos.

Nos quedan algunas cosas. El orgullo y admiración por un sistema que logró el nivel de vida más alto de todos los países del este, pero con equidad. La lección de dignidad que dio Erik Honecker cuando un vengativo tribunal occidental quiso humillarlo. La legión silenciosa de ciudadanos de la RDA que siguen defendiendo el sistema que conocieron.

La historia nos enseña que el tránsito hacia el socialismo es lento y tortuoso.

divendres, 28 d’agost de 2009

Las recetas liberales y el mercado del trabajo en España.

Vicenç Navarro en estado puro, de nuevo chez Ettore Hag. Como dice al final de su artículo, haré modestamente lo que pueda por difundirlo. Vale la introducción de la entrada anterior.

“Un argumento que economistas y pensadores liberales próximos al mundo empresarial y financiero del país han dado para explicar el elevado desempleo en España ha sido que la testarudez de los sindicatos en su defensa de los intereses de los trabajadores con contratos fijos ha causado el elevado desempleo de los trabajadores con contratos temporales. Según tales autores, los sindicatos son excesivamente fuertes en España y tienen una excesiva influencia sobre el gobierno socialista español, el cual – según tales autores- no tiene el coraje político de hacer las reformas necesarias en el mercado laboral, facilitando el despido de los trabajadores, a fin de que los empresarios puedan contratar a nuevos trabajadores, sin temor a que una vez contratados tengan que mantenerles en su plantilla para siempre. Según tales voces, la mejor manera de estimular la creación de empleo es bajar el coste del despido de los trabajadores fijos pudiendo despedirles más fácilmente. El empresario contratará a más trabajadores si es consciente de que puede despedirlos más fácilmente. De esta teoría se deriva que el empecinamiento de los sindicatos en defender a los trabajadores con contratos fijos (la mayoría de los cuales protegen a los hombres de edad madura) haga difícil contratar a gente joven y mujeres. Esta explicación aparece constantemente en la prensa diaria. Muchos artículos aparecen una y otra vez haciendo referencia al hecho que la defensa por parte de los sindicatos de los insiders (en inglés, los que están dentro del mercado de trabajo) es responsable de la situación de los outsiders (los que no consiguen trabajo). Durante los últimos meses, la población ha estado bombardeada con artículos subrayando que los representantes de los trabajadores –los sindicatos- son los auténticos responsables del elevado desempleo en España.El gran poder del mundo empresarial en España (y consiguiente poder mediático del pensamiento liberal en los medios de información y persuasión) determina que esta explicación haya alcanzado la categoría de dogma en nuestro país. El problema que tal dogma tiene, sin embargo, es que como todo dogma se reproduce a base de fe y no a base de evidencia. Valga subrayar que tal dogma se ha promovida por los medios liberales cada vez que el desempleo en España ha incrementado. Se utilizó en los años ochenta, se volvió a utilizar en los años noventa y ahora se utiliza de nuevo en la primera década del siglo XXI. Tal dogma ha sido el determinante de que haya habido nada menos que cuatro reformas del mercado del trabajo desde que tenemos democracia en España.El apoyo intelectual a tal creencia es la evidencia que -según tales autores- presenta EE.UU., supuestamente el país más liberal de la OCDE (el club de países más ricos del mundo). En EE.UU. se puede despedir al trabajador muy fácilmente, lo que explica –según ellos- que el desempleo en EE.UU. sea menor que en España y que en el promedio de los países de la UE-15. Es más, el hecho de que EE.UU. probablemente salga antes de la Gran Recesión que España y la Unión Europea, se debe –según tales autores- a la mayor facilidad de los empresarios estadounidenses de poder despedir a sus trabajadores.Los datos (los testarudos datos, como diría mi maestro, Gunnar Myrdal) sin embargo, no avalan tales tesis. En primer lugar, España ha tenido cuatro reformas laborales, todas ellas encaminadas a desregular el mercado de trabajo, sin que ello se haya traducido en la disminución de la tasa del desempleo en momentos de recesión. Independientemente de los méritos o desméritos de tales reformas, el hecho es que su impacto en la variación de las tasas del desempleo, durante los momentos de recesión en el ciclo económico, ha sido muy reducido.La segunda observación que merece hacerse es el cambio adoptado por el Secretariado de Empleo de la OCDE que en su día promovió la desregulación de los mercados de trabajo como la medida más eficaz para crear empleo y disminuir el desempleo (ver The New OECD Job Study. Facts, Análisis and Strategies.1994) El fracaso de tales medidas (para alcanzar aquellos objetivos) hizo que tal Secretariado reconociera más tarde que no había relación entre el grado de regulación de un mercado de trabajo y la tasa de desempleo del país (ver The New OECD Job Study. 2006). En realidad, algunos de los países con mercados de trabajo más regulados, como los escandinavos, han tenido el desempleo más bajo de la OCDE.La tercera observación que debe subrayarse es que, EE.UU., el país modelo para los pensadores liberales, tiene un desempleo mucho mayor entre los jóvenes y entre las mujeres que entre los varones de edad madura, y ello a pesar de ser un mercado de trabajo muy desregulado. La diferencia entre las tasas de desempleo de los jóvenes y la de los adultos no es muy distinta a la existente en los países de la UE, incluyendo España. Hoy, en EE.UU., las tasas de desempleo entre los jóvenes (tanto el grupo de 19 a 24 años, como el de 24 a 34 años) es casi el triple y el doble, respectivamente, de la tasa de desempleo de los varones adultos de 35 a 55 años. Tal diferencial en la tasa de desempleo entre jóvenes y adultos es incluso mayor (cinco veces mayor) cuando se compara la tasa de desempleo de los trabajadores jóvenes afroamericanos con la de los varones adultos blancos. Tal diferencial en las tasas de desempleo entre hombres y mujeres es menor que el existente entre jóvenes y adultos, situación que tiene poco que ver con la desregulación del mercado de trabajo. La causa del menor diferencial en la tasa de desempleo entre varones y mujeres se debe a la mayor destrucción de empleo en la manufactura (donde los varones son la mayoría) que en los servicios (donde las mujeres son la mayoría).Una cuarta observación que debe destacarse es que la probable recuperación económica más rápida de EE.UU. versus la europea y española tiene poco que ver con la mayor desregulación de los mercados de trabajo estadounidenses. La causa de la más rápida recuperación en aquel continente radica, primordialmente, en que la inversión pública del gobierno federal de EE.UU. en su estímulo económico es más del doble (en términos porcentuales sobre el PIB) que el que ha ocurrido en España y mucho mayor que en la UE-15. Es un indicador de incoherencia que la mayoría de los pensadores liberales (que atribuyen el desempleo a las supuestas rigideces del mercado laboral) se hayan opuesto al crecimiento del gasto público para estimular la economía. Que el empresariado contrate, o no, más trabajadores depende primordialmente de sus expectativas en cuanto a la demanda de sus productos. Cuando esta demanda es muy escasa (en parte debido a la reducción de la masa salarial, que los liberales incluso quieren reducir más), entones el sector público tiene que expandir su gasto público para estimular tal demanda. Allí está el meollo de la cuestión. Las derechas en España, y sus portavoces liberales, son responsables del retraso en la recuperación española al oponerse a un mayor estímulo económico, sustituyéndolo por propuestas de desregulación del mercado de trabajo y de reducción de los salarios (que empeorarán todavía más la situación de elevado desempleo).Una última observación. Se ha puesto de moda entre algunos economistas liberales hablar de flexiseguridad. Pero parece que no entienden lo que es y de donde deriva. La necesaria flexibilidad laboral que requiere cualquier economía para ser eficiente no puede conseguirse a base de desregular más y más el mercado de trabajo aumentando así la inseguridad de los trabajadores (el 63% de trabajadores con contrato fijo tiene temor a perder su puesto de trabajo en España). La flexibilidad laboral se consigue a base de aumentar la seguridad del trabajador, tal como han hecho los países de mayor tradición socialdemócrata del norte de Europa, (con sindicatos fuertes y con muchos años de gobierno de izquierdas). Tales países tienen estados de bienestar altamente desarrollados con un gasto público social mucho, mucho más elevado que España. Ellos están a la cabeza y nosotros estamos a la cola de la Europa Social. Seguridad implica, no sólo programas de formación profesional, sino también servicios, transferencias y apoyo al trabajador y a su familia en momentos de transición y movilidad laboral. Esto es lo que no entienden o no desean entender los pensadores liberales, pues son ellos los que se han opuesto y son responsables del escaso desarrollo social de España. El liberalismo (que aparece, al menos hasta hace poco, también en los equipos económicos de los gobiernos de centroizquierda) ha hecho mucho daño al mercado de trabajo y a la economía española. En realidad, su gran visibilidad mediática se debe, no a la fortaleza de sus argumentos (que son muy débiles), sino a las enormes cajas de resonancia que el capital financiero y empresarial les ofrece. El mejor ejemplo de lo que digo es que soy consciente que un artículo como el que firmo tendría poca cabida en los medios de mayor difusión del país, medios que se caracterizan por su escasísima diversidad ideológica. A lo máximo que llegan es a publicar artículos de Paul Krugman o Stiglitz, sin nunca dar cabida, sin embargo, en sus páginas a los economistas críticos del dogma liberal que existen en nuestro país. Por favor, si encuentra este artículo interesante distribúyalo lo máximo posible.

Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra, y profesor de Policy Studies and Public Policy. The Johns Hopkins University.

dimecres, 8 d’abril de 2009

La silenciada causa de la crisis

Aquí tenemos un nuevo artículo de uno de mis gurus favoritos, Vicenç Navarro, matasanos accidental y sobre todo catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra, además de profesor de Políticas Públicas en la John Hopkins University. A Navarro se le conoce sobre todo por sus artículos de "El País" sobre estado de bienestar y políticas sociales, aunque son notables también sus libros, de los cuales cabría destacar "Bienestar insuficiente, democracia incompleta" (Alianza Editorial). En sus artículos y publicaciones llama poderosamente la atención el rigor a la hora de documentarse y la profundidad y agudeza de su análisis; dada su trayectoria, no sorprende en cambio su decidida toma de posición por la clases sociales más vulnerables. El artículo es del 31 de marzo pasado.

La silenciada causa de la crisis

“Estamos en una crisis económica y financiera profunda que puede abocar rápidamente a una depresión mundial semejante a la que ocurrió en los años treinta del siglo XX. De ahí que sea importante ver si las dos crisis mundiales tienen causas comunes y si hay similitudes o diferencias entre ellas. Comencemos por las diferencias, y la más importante es que la situación existente en los países desarrollados es hoy muy distinta a la de los años treinta. Existen ahora sistemas de protección social (como los seguros de desempleo) que no existían entonces.
Ahora bien, también hay semejanzas y una de ellas, la más importante y que ha pasado desapercibida en los medios de información españoles, es la enorme polarización en la distribución de las rentas que existió en los años que precedieron a la Gran Depresión del siglo XX, y que existe ahora. En la gran mayoría de países de la OCDE hemos visto desde los años ochenta un gran crecimiento de las rentas del capital a costa de una disminución de las rentas del trabajo, alcanzándose una concentración sin precedentes de las rentas en los sectores más pudientes de las sociedades avanzadas, con una disminución del porcentaje de la masa salarial sobre la renta nacional (y ello a pesar de que el número de trabajadores ha aumentado). Esta situación es resultado de la llamada revolución neoliberal (iniciada por el presidente Reagan en EEUU, y por la señora Thatcher en Europa) y sus políticas públicas liberales regresivas (bajadas de impuestos de las rentas superiores, aumento de la regresividad fiscal, desregulación de los mercados de trabajo y descenso de la cobertura de derechos sociales y laborales, entre otras) que han acentuado las enormes desigualdades de renta en la mayoría de aquellos países, alcanzando niveles sin precedentes desde la Gran Depresión. Y ello ha ocurrido en ambos lados del Atlántico, acentuándose todavía más en los últimos años. En EEUU las rentas del capital ascendieron como nunca antes había ocurrido mientras que las rentas del trabajo descendieron de un 68% en 1992 a un 62% de la renta nacional en 2005.

En la Unión Europea pasó algo semejante. Las rentas del trabajo han sufrido un enorme bajón, pasando de representar en los países de la eurozona (que son los que llevaron a cabo aquellas políticas neoliberales con mayor contundencia, estimulados por la Comisión Europea y por el Banco Central Europeo) el 70% de la renta nacional en el año 1992 al 62% en el año 2005. En España las rentas del trabajo pasaron de representar el 72% de la renta nacional total al 61% en el mismo periodo. En otras palabras, el periodo neoliberal fue un periodo de gran exuberancia para el mundo empresarial (y muy en especial para el mundo financiero) que vio en la UE-15 crecer sus beneficios durante el periodo 1999-2005 un 33%; en la eurozona subió un 36% y en España un 73%, más del doble que el promedio de la UE-15. Los costes laborales, sin embargo, crecieron sólo un 18% en la UE-15 y en España sólo un 3,7%, una quinta parte del promedio de la UE-15. Una consecuencia de la polarización de las rentas y del descenso de las rentas del trabajo, ha sido la disminución de la capacidad adquisitiva de la clase trabajadora y de la demanda con el consiguiente endeudamiento de las clases populares.

En EEUU la familia promedio que debía 40.000 dólares en 1980 pasó a deber 130.000 dólares en 2007. Una situación semejante ocurrió en la UE. Este endeudamiento creció enormemente hasta que se hizo insostenible. Por otra parte, las exuberantes rentas del capital se invirtieron en actividades especulativas, y muy en especial (en EEUU, España y Gran Bretaña) en la vivienda, desarrollando una burbuja que al explotar (debido a la enorme especulación y excesiva construcción) creó el colapso del crédito, pues la vivienda es el aval más utilizado por las clases populares para conseguir crédito. Contribuyendo a ello es la existencia de un sistema financiero altamente contaminado con productos tóxicos que nadie sabe cuántos ni dónde están, convirtiéndose en lo que se ha definido como bombas financieras de destrucción masiva.
Mientras que las semejanzas en el origen de la crisis a ambos lados del Atlántico son muy notables, las respuestas son muy diferentes. En EEUU las fuerzas progresistas están respondiendo con medidas similares, aunque menos intensas, que las que desarrolló Franklin D. Roosevelt en el New Deal. Un aumento muy notable del gasto público en inversiones y servicios públicos (como sanidad y otros servicios), financiando tal gasto con un incremento en los impuestos de los sectores más pudientes de la población (que se beneficiaron enormemente de las políticas liberales) y permitiendo un crecimiento del déficit federal hasta alcanzar un 12% del PIB. También un reforzamiento de los sindicatos para aumentar los salarios, un elemento clave de la recuperación de la demanda, tal como hizo Franklin D. Roosevelt con la Ley Wagner que estableció los sindicatos y que la Administración Obama (presionada por las clases populares y por los sindicatos) está expandiendo para facilitar el incremento de los salarios y de la demanda.
En la Unión Europea, sin embargo, bajo un dominio conservador liberal (excepto en España), la respuesta ha sido enormemente insuficiente. El estímulo económico ha sido mucho menor que el aprobado por el Congreso estadounidense; el Pacto de Estabilidad continúa penalizando a aquellos estados que tienen un déficit de más del 3% del PIB, y los gobiernos están proponiendo que los trabajadores congelen sus demandas salariales como manera de salir de la crisis. Todas ellas medidas contrarias a las necesarias en estos momentos en que debieran revertirse las políticas regresivas que causaron la polarización social, responsable de la crisis de entonces y la de ahora.

divendres, 20 de juny de 2008

Quaderns de l'exili (3)

Hola nois i noies, ja fa una estoneta que he tornat de l'exili, dues o tres setmanes... I què em trobe? Tinc molta feina per davant... Llegir a tot el Ferfo... I Desalmada ha fugit del seu web i ha estat reemplaçada per una gallega que sols publica enigmes místics!! Doncs si que la hem feta bona. Una lectora que tenia i s'esborra...
Bé, ja que hem tornat seguirem de tota manera...

dimecres, 12 de març de 2008

Quaderns de l'exili (2)

Querid@s amig@s y compañer@s en la blogosfera:

Como sigo recibiendo mensajes vuestros preguntándome cómo me encuentro y ante la imposibilidad de hacerlo uno por uno (entre otras cosas me han prescrito descanso visual y me han desaconsejado el uso de PVD, vulgo pantallas de visualización de datos), escribo este breve post para daros el parte del equipo médico habitual.

Efectivamente, el pasado 25 de febrero me dieron el castañazo padre llegando a mi trabajo, en una vía de circunvalación con paradas intermitentes. Fue un camión por detras, que me empotró contra otro que iba delante. Dicen que cuando lo pruebas una vez te gusta y quieres más (me refiero a lo de por detrás), pero no ha sido ese mi caso.

Las consecuencias del impacto fueron menores de lo esperable, ya que llevaba el cinturón y que el habitáculo del coche resistió (buen coche, el Opel Astra), a pesar de que el resto quedó hecho un acordeoncillo. Me trasladaron al hospital y la única neurona que me quedaba en ese momento me dio para llamar yo mismo a mi familia, en lugar de que lo hiciera la Guardia Civil de Tráfico.

Total, policontusión, cinco puntos de sutura, edema malar, desgarro de retina y baja de un mes. Así que ahora hago vida de jubilado, podo las plantas, paseo a Indiana y no llevo a los niños al cole porque aún no conduzco. Todo esto mientras espero la intervención ocular.

Así que, apreciad@s compañer@s y amigos, esta es la situación de momento.
Gracias a tod@s por vuestros buenos deseos. Durante un tiempecito, espero que breve, no estaré muy pródigo en este medio.

Besos.

dimecres, 27 de febrer de 2008

Quaderns de l'exili (1)

Apreciad@s amig@s blogueros:

Sé que muchos de ustedes estarán pensando que me he vuelto a hibernar. Hibernar está en la naturaleza del oso como retozar está en la del puerco. Pero no. En realidad es que, desde el pasado mes de octubre vivo exiliado. Dejé Tonga buscando nuevas oportunidades laborales en una isla que queda más al sur. Así que me he convertido en un emigrante, eso sí, atípico, porque yo viajo al sur y no al norte.

Todos los lunes madrugo y tomo rumbo al sur. Si el tiempo acompaña realizo una singladura de dos horas y media que me conduce a mi lugar de trabajo. Viajo de noche y llego cuando la gente se está tomando el café.

Este lunes todo cambió. En la paroximación a puerto encontré tráfico marítimo intenso, por lo que tuve que reducir la marcha. En parado, esperando el permiso de atraque, un carguero de respetable tamaño me embistió por detrás, desarmando mi modesta nave. Sobreviví al impacto, pero dí con mis huesos en el hospital, donde pasé todo el día. Desde entonces me duele todo el caparazón y ando de galeno en galeno.

Seguiré informando.

dimarts, 19 de febrer de 2008

Mensaje del Comandante Fidel Castro

Ettore Hag ofrece hoy su espacio en la red para reproducir el mensaje que el Comandante Fidel Castro dirige a sus compatriotas en la edición de hoy del Granma. Soy consciente de que esto supone una ruptura de la línea editorial habitual a la que está acostumbrada mi única lectora. No obstante, espero que ustedes entiendan la importancia del hecho histórico. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Hag

Queridos compatriotas:

Les prometí el pasado viernes 15 de febrero que en la próxima reflexión abordaría un tema de interés para muchos compatriotas. La misma adquiere esta vez forma de mensaje.
Ha llegado el momento de postular y elegir al Consejo de Estado, su Presidente, Vicepresidentes y Secretario.
Desempeñé el honroso cargo de Presidente a lo largo de muchos años. El 15 de febrero de 1976 se aprobó la Constitución Socialista por voto libre, directo y secreto de más del 95% de los ciudadanos con derecho a votar. La primera Asamblea Nacional se constituyó el 2 de diciembre de ese año y eligió el Consejo de Estado y su Presidencia. Antes había ejercido el cargo de Primer Ministro durante casi 18 años. Siempre dispuse de las prerrogativas necesarias para llevar adelante la obra revolucionaria con el apoyo de la inmensa mayoría del pueblo.
Conociendo mi estado crítico de salud, muchos en el exterior pensaban que la renuncia provisional al cargo de Presidente del Consejo de Estado el 31 de julio de 2006, que dejé en manos del Primer Vicepresidente, Raúl Castro Ruz, era definitiva. El propio Raúl, quien adicionalmente ocupa el cargo de Ministro de las F.A.R. por méritos personales, y los demás compañeros de la dirección del Partido y el Estado, fueron renuentes a considerarme apartado de mis cargos a pesar de mi estado precario de salud.
Era incómoda mi posición frente a un adversario que hizo todo lo imaginable por deshacerse de mí y en nada me agradaba complacerlo.
Más adelante pude alcanzar de nuevo el dominio total de mi mente, la posibilidad de leer y meditar mucho, obligado por el reposo. Me acompañaban las fuerzas físicas suficientes para escribir largas horas, las que compartía con la rehabilitación y los programas pertinentes de recuperación. Un elemental sentido común me indicaba que esa actividad estaba a mi alcance. Por otro lado me preocupó siempre, al hablar de mi salud, evitar ilusiones que en el caso de un desenlace adverso, traerían noticias traumáticas a nuestro pueblo en medio de la batalla. Prepararlo para mi ausencia, sicológica y políticamente, era mi primera obligación después de tantos años de lucha. Nunca dejé de señalar que se trataba de una recuperación "no exenta de riesgos".
Mi deseo fue siempre cumplir el deber hasta el último aliento. Es lo que puedo ofrecer.
A mis entrañables compatriotas, que me hicieron el inmenso honor de elegirme en días recientes como miembro del Parlamento, en cuyo seno se deben adoptar acuerdos importantes para el destino de nuestra Revolución, les comunico que no aspiraré ni aceptaré - repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe.
En breves cartas dirigidas a Randy Alonso, Director del programa Mesa Redonda de la Televisión Nacional, que a solicitud mía fueron divulgadas, se incluían discretamente elementos de este mensaje que hoy escribo, y ni siquiera el destinatario de las misivas conocía mi propósito. Tenía confianza en Randy porque lo conocí bien cuando era estudiante universitario de Periodismo, y me reunía casi todas las semanas con los representantes principales de los estudiantes universitarios, de lo que ya era conocido como el interior del país, en la biblioteca de la amplia casa de Kohly, donde se albergaban. Hoy todo el país es una inmensa Universidad.
Párrafos seleccionados de la carta enviada a Randy el 17 de diciembre de 2007:
"Mi más profunda convicción es que las respuestas a los problemas actuales de la sociedad cubana, que posee un promedio educacional cercano a 12 grados, casi un millón de graduados universitarios y la posibilidad real de estudio para sus ciudadanos sin discriminación alguna, requieren más variantes de respuesta para cada problema concreto que las contenidas en un tablero de ajedrez. Ni un solo detalle se puede ignorar, y no se trata de un camino fácil, si es que la inteligencia del ser humano en una sociedad revolucionaria ha de prevalecer sobre sus instintos.
"Mi deber elemental no es aferrarme a cargos, ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes, sino aportar experiencias e ideas cuyo modesto valor proviene de la época excepcional que me tocó vivir.
"Pienso como Niemeyer que hay que ser consecuente hasta el final."
Carta del 8 de enero de 2008:
"...Soy decidido partidario del voto unido (un principio que preserva el mérito ignorado). Fue lo que nos permitió evitar las tendencias a copiar lo que venía de los países del antiguo campo socialista, entre ellas el retrato de un candidato único, tan solitario como a la vez tan solidario con Cuba. Respeto mucho aquel primer intento de construir el socialismo, gracias al cual pudimos continuar el camino escogido."
"Tenía muy presente que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz", reiteraba en aquella carta.
Traicionaría por tanto mi conciencia ocupar una responsabilidad que requiere movilidad y entrega total que no estoy en condiciones físicas de ofrecer. Lo explico sin dramatismo.
Afortunadamente nuestro proceso cuenta todavía con cuadros de la vieja guardia, junto a otros que eran muy jóvenes cuando se inició la primera etapa de la Revolución. Algunos casi niños se incorporaron a los combatientes de las montañas y después, con su heroísmo y sus misiones internacionalistas, llenaron de gloria al país. Cuentan con la autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo. Dispone igualmente nuestro proceso de la generación intermedia que aprendió junto a nosotros los elementos del complejo y casi inaccesible arte de organizar y dirigir una revolución.
El camino siempre será difícil y requerirá el esfuerzo inteligente de todos. Desconfío de las sendas aparentemente fáciles de la apologética, o la autoflagelación como antítesis. Prepararse siempre para la peor de las variantes. Ser tan prudentes en el éxito como firmes en la adversidad es un principio que no puede olvidarse. El adversario a derrotar es sumamente fuerte, pero lo hemos mantenido a raya durante medio siglo.
No me despido de ustedes. Deseo solo combatir como un soldado de las ideas. Seguiré escribiendo bajo el título "Reflexiones del compañero Fidel" . Será un arma más del arsenal con la cual se podrá contar. Tal vez mi voz se escuche. Seré cuidadoso.

Gracias


Fidel Castro Ruz
18 de febrero de 2008
5 y 30 p.m.

Criteria

"¿Cansado de la cultura progre? Ven a nuestro club de lectura, Criteria". Algo así dice la cuña de radio con la que esta empresa se publicita por las mañanas, en la COPE, a la hora en que escucho al irrepetible Federico. (Sinceramente se lo recomiendo a todos ustedes: pasen de sus prejuicios de izquierdistas trasnochados y escuchen a Jiménez Losantos. Vivirán una experiencia diferente, lo que se dice sensaciones fuertes).

Movido sólo por mi curiosidad de ojeroso internauta me acerqué a la página de Criteria:
http://www.criteriaclub.com/
Esto es lo que ví, a grandes trazos:

- Inolvidables volúmenes de los prohombres patrios, llamados a ser clásicos imperecederos, como las "Cartas a un joven español", de Don José María Ánsar.

- Interesantes memorias, como las del propio Federico, víctima del terrorismo de Terra Lliure y luchador incansable contra la dictuadura y el nacionalismo.

- Sesudos ensayos sobre aspectos de la realidad social, como el que escribe el célebre tricólogo Don Francisco Alcaraz: "Una rebelión cívica".

- Además ya saben, si quieren saber lo que de verdad ocurrió en 1936, cómo la izquierda se sublevó contra la república, tienen que prescindir de toda intoxicación histórica rojo-judeo-masónica que pueda contaminar sus mentes. Para ello, nada mejor que leer a César Vidal o Pío Moa, esos historiadores imprescindibles.

Y muchas otras obras egregias que no incluyo aquí por no cansarles con mi aburrida relación.
Sólo quisiera mencionar por último el acierto en la elección de las imágenes que ilustran la web de Criteria. La familia que lee unida, permanece unida. El pater familias, en el centro, con un libro apto para todos los públicos, lee pasajes a una audiencia totalmente entregada: su bella y joven esposa y sus cuatro hijos. La teenager que apoya mansamente la mano en el hombro varonil de su papá tiene una inquietante expresión en su cara, con la boca entreabierta... Será el embeleso, claro.

dilluns, 18 de febrer de 2008

Más de Arias Cañete y las mamografías

Para mamografías baratas, las que hace el señor de la foto. Observen el aparato portátil que exhibe el tipo. Sencillez en el diseño y fácil manejo, pero ello no impide que sea de alta tecnología. Así que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Fachadolid y que los tíos también podemos sufrir cáncer de mama, aconsejo al Sr. Arias Cañete una revisión anual con esta innovación revolucionaria. Así tal vez deje que las ecuatorianas (y cualquier otra mujer en la que dicha técnica esté médicamente indicada, cualquiera sea su origen y nivel socioeconómico) pueda acudir a cualquier centro sanitario público sin que esta mosca /gaviota cojonera le ande incordiando.


Centristas de pacotilla

"Ya no hay camareros como los de antes. Recuerdo cuando íbamos a un bar cinco o seis personas, pedíamos cada una algo distinto y el camarero no se equivocaba nunca. Los de ahora son una panda de ignorantes, claro, todos inmigrantes, analfabetos funcionales. Y las mujeres ecuatorianas, oigan. Colapsando las urgencias e impidiendo que a los de aquí de toda la vida, que pagamos nuestros impuestos, se nos atienda correctamente. Claro, como en su país se tienen que gastar el sueldo de un año para hacerse una mamografía y aquí se la damos gratis..." Y tal y tal.

Ya les dije, vuelvo de un corto viajecillo y resulta que leo estas ¿declaraciones? (creo que sería más preciso llamarlas chascarrillos de café) en la prensa de hace unos días. Como la mente humana tiende a clasificarlo todo, antes de leer el nombre de su autor mis circuitos neuronales ya han identificado las posibles respuestas (la lista no es exhaustiva):

a- El heroico líder del Frente Nacional francés, Jean Marie Le Pen, azote de moros y otros delincuentes.
b- Un pijo descerebrado de Pozuelo, de los que reparten a los negros con bates de béisbol marca "osea".
c- Un estibador portuario de Amberes, en "El León de Flandes", entre cerveza y cerveza, votante del Vlaamse Block (como es natural).
b- Cualquier otro cenutrio sacado de un zoo y no necesariamente "lumpenproletariat".

Y entonces miro quien ha regurgitado sandeces tales y es... ni más ni menos que un respetable centrista, de los de la gaviota, liberal él, y para más señas ex-ministro. Ya les dije que la lista no era exhaustiva. Me faltaban algunos especímenes. Tampoco es culpa mía, corcho. Uno nunca piensa que entre la clase política de un país avanzado puedan ocultarse tipos como Arias Cañete... Aunque bien mirado, lo cierto es que no se ocultan!!

Cuando oigo a este mismo tipo decir que necesitamos "un decreto brutal" (sic) me echo a temblar de pánico.